Páginas vistas en total

sábado, 11 de junio de 2011

Eirós, la cueva superestrella del Paleolítico en suelo gallego

A.A. • LUGO

La cueva de Eirós, localizada en el municipio lucense de Triacastela, es una especie de joya de la corona, por los restos hallados en su interior, para el estudio del Paleolítico en Galicia.

Esta caverna saltó a la fama, meses atrás, por ser el único yacimiento del noroeste peninsular donde se encuentran restos de ocupación de Neandertales y Cromañones u Homo sapiens. Los trabajos realizados por un equipo de investigación de la Universidade de Santiago, que comenzaron el pasado año, permiten, según explica el arqueólogo Arturo de Lombera, coodirector de la excavación, "dar cuenta de los modos de vida, herramientas y alimentación, así como del simbolismo de los primeros humanos modernos que poblaron el mapa de Galicia".

Lombera explica que una de las grandes novedades de la última campaña de excavaciones radica "en el descubrimiento de un nuevo nivel arqueológico del Paleolítico Superior, que se encuentra justo por encima del nivel ya datado en la cueva de 32.000 años de antigüedad".

"Este estrato más reciente, creemos que podría pertenecer a la franja que va de los 30.000 a los 17.000 años de antigüedad, con lo que, de confirmarse esta hipótesis con las nuevas técnicas e datación absoluta, podría completarse el mapa del poblamiento paleolítico del noroeste aportando datos sobre nuevos períodos", subraya.

La importancia de este nuevo nivel arqueológico en la caverna de Eirós estriba en la inexistencia de yacimientos prehistóricos comprendidos entre los 30.000 y los 17.000 años, de ahí la singularidad del hallazgo, que abre una nueva puerta al estudio y comprensión del Paleolítico gallego.

Colgante de adorno

Al margen del nuevo nivel arqueológico localizado en Eirós, Arturo de Lombera destaca que uno de los hallazgos recientes más importantes corresponde a un pequeño colgante "realizado sobre un diente de carnívoro, que presenta un raspado en su superficie y una perforación en la parte de la raíz para poder colgarlo", comenta. Este colgante se suma a los encontrados en las cuevas de Valdevara y Férvedes II, con una antigüedad de 17.000 años, aunque los arqueólogos consideran que el de Triacastela "podría ser mucho más antiguo".Esta singular pieza ayudará a interpretar las creencias y posibles ideales estéticos de los primeros humanos, nuestros ancestros, que poblaron el suelo gallego.

Eirós es el único yacimiento del Paleolítico Medio de Galicia, un referente en la Península Ibérica debido a la secuencia de ocupación, con testimonios de la presencia de Neandertales y Cromañones, nuestros antecesores. Aquí, al lado de las herramientas de piedra, se hallaron restos de los animales que cazaban y comían, lo que permite estudiar en profundidadel modo de vida del Neandertal y reconstruir paisaje y fauna de hace 80.000 años.

. delegmonforte@elcorreogallego.es

El diente hallado en Eirós -en la imagen-, un canino de un animal carnívoro con una perforación, indica que podría haberse utilizado como colgante de adorno, sería la "bisutería" de los cromañones, que ya tendrían un sentido estético o algún tipo de creencia, según aventura el equipo de la USC que investiga la cueva de Triacastela .
Tomado de: http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/eiros-cueva-superestrella-paleolitico-suelo-gallego/idEdicion-2009-09-18/idNoticia-468582/


Cova Eirós se hace internacional
Los hallazgos paleolíticos de Triacastela despertaron amplio interés en un congreso científico celebrado en Portugal
Francisco Albo

El yacimiento paleolítico de Cova Eirós, en Triacastela, será mucho más conocido a partir de ahora en la comunidad científica. Los hallazgos realizados en la cueva desde el año pasado se presentaron por primera vez en un congreso internacional, en la séptima Reunión del Cuaternario Ibérico celebrada la semana pasada en la ciudad portuguesa de Faro, donde despertaron un considerable interés, según explicaron los responsables del proyecto de investigación coordinado por la Universidade de Santiago (USC), dentro del cual se realizan las excavaciones.

El arqueólogo Arturo de Lombera, uno de los científicos que presentaron las investigaciones, señala que Cova Eirós llamó la atención de los especialistas, por una parte, por el hecho de contener el mejor yacimiento del hombre de Neandertal descubierto hasta ahora en en el noroeste. «Aquí ya habían aparecido antes otros yacimientos neandertales, pero apenas eran conocidos fuera de Galicia y no podían aportar tanta información como este», señala. «Los otros son yacimientos al aire libre en los que solo se conservan herramientas líticas, mientras el que de Cova Eirós contiene también muchos restos de fauna que han permitido datarlo con precisión y que pueden suministrar muchos datos sobre las estrategias de supervivencia y alimentación y el medio ambiente de la época», agrega.

Por otra parte, en el simposio científico también llamó especialmente la atención la circunstancia de que en Cova Eirós se encontrasen al mismo tiempo rastros del hombre de Neandertal y del hombre de Cromañón u Homo sapiens moderno. Este no es un caso único en la Península -en el área cantábrica y en Cataluña hay otros yacimientos en los que también quedó registrada la transición entre las dos especies-, pero sí es muy poco común. «Ya se conocían otros yacimientos con esta secuencia en el País Vasco, Cantabria y Asturias, pero estos enclaves son muy poco numerosos y este es el más occidental de todos, de manera que será muy útil para reconstruir el paso de una especie a otra en una zona de la que hasta ahora no había ninguna información a este respecto», apunta.

Un vacío en el mapa

Los hallazgos de Cova Eirós, según comenta el arqueólogo, han venido así a cubrir «un vacío que había en el mapa», sobre todo en lo que toca al Paleolítico Medio, la etapa en la que vivió el hombre de Neandertal. Pero los rastros de otros períodos del Paleolítico en Galicia tampoco están muy divulgados fuera de la comunidad y eso también ayudará a incrementar la notoriedad de este yacimiento. «Son bastante conocidos los yacimientos de As Gándaras de Budiño, que fueron los primeros de Galicia que se estudiaron científicamente, a comienzos de los años 60, y también se sabe algo sobre los yacimientos del Paleolítico Superior descubiertos en la sierra de O Xistral y en otros puntos, pero en general se conoce muy poco del Paleolítico gallego y sobre todo de los yacimientos en cuevas, que en esta zona son especialmente escasos», señala el arqueólogo.

De ahora en adelante, en opinión de los investigadores de la USC, el yacimiento de Triacastela será tenido muy en cuenta por los especialistas de otras comunidades y países. Los datos que ha proporcionado hasta ahora y los que puede aportar en los sucesivo serán comparados con los que se han obtenido en otros yacimientos del Paleolítico Medio y del Paleolítico Superior de otras áreas de la Península, especialmente de la zona norte, a fin de reconstruir la evolución de las poblaciones primitivas. «Al planificar y desarrollar este proyecto, nosotros hemos tenido muy en cuenta los resultados de otras investigaciones y ahora los demás investigadores también harán lo mismo con lo que estamos descubriendo en Cova Eirós», dice De Lombera.
Tomado de: http://www.lavozdegalicia.es/lemos/2009/10/13/0003_8033092.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario